LOGOS DEL COLEGIO DE PROFESORES

LOGOS DEL COLEGIO DE PROFESORES

jueves, 18 de enero de 2018

Parir: el poder del parto.Escrito por BAP . El parto es nuestro

Parir: el poder del parto.
​ ​
Escrito por B. A. P.

PARIR

​ ​
Presente(Yo) paro(Tú) pares(Ella/Ud.) pare

(Nosotras) parimos(Vosotras) parís(Ellas/Uds.) paren

 

 

Sólo nosotras, las mujeres, parimos mientras se produce una simbiosis perfecta entre cuerpo y mente.

Ibone Olza, la autora de Parir, nos recuerda en este maravilloso libro que sabemos hacerlo, que nuestros cuerpos saben parir, aunque muchas veces no nos dejan.

Tenemos miedo porque solo hemos oído historias terribles acerca del dolor, de lo largo que fue y de lo mal que lo pasó la narradora. Sin embargo, pocas hemos escuchado acerca de cómo las mujeres que lo consiguen se sienten leonas, unidas a la tierra, haciendo lo más animal que hay en nosotras: dar vida.

Parir nos lleva a un entendimiento y conocimiento mucho más profundo del parto a través de la luz que arrojan los últimos datos en el campo de la psicología y las neurociencias. Nos permite, por ejemplo, comprender la importancia de las hormonas, entre ellas la oxitocina, que participa en todo lo relacionado con la conducta social y sexual y por qué la comparación entre parir y hacer el amor tiene cabida, toda vez que las mismas hormonas están involucradas en ambos procesos.

Parir nos ayuda a desterrar la idea que tenemos del parto como algo puramente mecánico. Mas bien todo lo contrario, pues al ser la experiencia del parto un evento psicológicamente muy significativo, las mujeres recordamos nuestros partos toda la vida con gran detalle y emoción. Ibone Olza analiza y recorre todos los mecanismos que ha desarrollado la naturaleza para garantizar que las madres cuiden a sus crías tras el parto y aborda hasta qué punto la naturaleza ha perfeccionado el parto en la especie humana. Desde la perspectiva del recién nacido y sus sentimientos, entre los que se encuentra la expectativa de amar y ser amado, Olza nos explica la importancia del «piel con piel» tras el parto. En este sentido, resulta especialmente revelador descubrir el trauma que supone para un recién nacido la separación de su madre en las primeras horas de vida, trauma que puede llegar a pro ducir se cuelas y afectar al neurodesarrollo infantil tal y como argumenta la autora.

Parir analiza asimismo la concepción del parto a lo largo de la historia y nos explica cómo la comunidad médica, y por ende la mayoría de la sociedad, ha llegado a la visión patológica actual de este acto, que, no obstante, es el más natural. Así, muchos facultativos nunca han visto un parto sin intervenciones médicas, ya que por lo general atienden partos muy medicalizados que acaban complicándose en mayor o menor medida.

Parir desmonta con argumentos sólidos el porqué de muchas de las prácticas que se siguen realizando de manera rutinaria en los paritorios: desde contradecir a la mujer sobre la fecha de concepción, pasando por la excesiva medicalización (origen de inducciones innecesarias), que promociona la epidural como la panacea o aplica la oxitocina sintética olvidando los riesgos que conlleva, hasta la práctica de monitorizaciones continuas sin respaldo científico o la excesiva frecuencia de tactos.

Parir revela la lucha de poder por atender el parto y nos enfrenta al sinsentido de encontrarnos a menudo con ginecólogos expertos en patología atendiendo partos normales, en lugar de matronas, que son instruidas para ello. Su lectura nos acerca a la figura del profesional respetuoso, pero sumiso ante un sistema que no es respetuoso como él. También nos muestra cómo se pueden ver afectadas la salud y vocación de estos profesionales, al ser en muchas ocasiones testigos de violencia obstétrica, demasiado presente todavía.

Parir ayuda a entender y, sobre todo, a sanar la herida en el alma tras un parto robado. Para ello Olza otorga la importancia que merece a la calidad del trato recibido, una calidad basada en la capacidad de los profesionales de comunicar a la madre lo que está pasando, de explicarle las intervenciones y de considerar sus sentimientos.

Parir nos cambia, nos recuerda de lo que somos capaces, nos permite aprender que nuestro cuerpo es sabio. Nos da luz y empodera con una narración que nadie debería perderse.

Si estás embarazada o pensando en ello, si eres madre, padre o profesional sanitario, si eres activista o simplemente estás interesada en cómo llegamos a este mundo, el libro de Ibone Olza es una lectura especialmente oportuna. Sus páginas te irán abriendo la mente y llegarás a comprender la importancia del nacimiento en el resto de la vida. No hay segundas oportunidades en el parto, cada parto es único e irrepetible.

PARIR, PODER, PODER PARIR. (Yo) paro.

​​



lunes, 15 de enero de 2018

Gracias por unirte a "Reduciendo el consumo de carne" -- y ..¿qué hacemos ahora?


¡Gracias por unirte!

Cuando seamos 500 mil los que nos hayamos apuntado, empezaremos a compartir consejos, recetas e historias y a pedirle a famosos, gobiernos e incluso tiendas que se sumen.

Ayúdanos a conseguirlo pidiéndole a tus amigos y familiares que se sumen en Facebook compartiendo este enlace:
https://secure.avaaz.org/campaign/es/meatless_day_loc/?tyOtBbb&v=500383278&cl=13776910582&_checksum=d1d78ef14b40ed1a4163e8b1801601e19e2ada3ef913711747eb3b4e6c95ee15

Y reenvía el correo original de Avaaz -- ¡juntos podemos hacer de esto algo masivo y contribuir a acabar con la crueldad animal!

Gracias,
El equipo de Avaaz

--------

Queridos amigos y amigas:

56 MIL MILLONES de animales se encuentran en jaulas sucias y sin ventilación y son sacrificados cada año para satisfacer nuestra adicción a la carne.

Es horrible de verdad, y puede que lleve años cerrar estas repugnantes granjas industriales, pero hay una cosa que todos podemos hacer hoy: comer menos carne.

Avaaz tiene 46 millones de miembros a nivel mundial. Si cada uno se compromete a no comer carne tan solo un día a la semana, aunque ya seamos vegetarianos o veganos, y luego invitamos a unirse a nuestros amigos, a famosos y a empresas, ¡podríamos ayudar a crear el mayor compromiso mundial hasta la fecha!

Mandemos una señal a los productores cárnicos industriales de que sus días están contados y empecemos a revertir esta crueldad.

¡Cuenta conmigo para reducir el consumo de carne!

¡Ya soy vegetariano/vegano, o ya he reducido el consumo!

Nuestro consumo de carne no solo está provocando la tortura masiva de los animales -- ¡está acabando con nuestro planeta! La ganadería contribuye más al calentamiento global que todos los vehículos y aviones del mundo, y el 75% de todos nuestros terrenos agrícolas está destinado a cultivos de pasto para el ganado. ¡Se nos ha ido de las manos!

No tenemos que hacernos vegetarianos de la noche a la mañana pero los expertos dicen que reducir el consumo de carne es lo mejor que podemos hacer para evitar una catástrofe planetaria.

La tendencia ya está ahí pero, si ahora le sumamos un compromiso mundial, nuestro movimiento de India a Brasil, pasando por Estados Unidos, tiene el potencial único de desencadenar un impulso global para reducir radicalmente la demanda de carne y, con el tiempo, cerrar estas horrorosas granjas. Comprometámonos cada uno hoy a dar un pequeño paso:

¡Cuenta conmigo para reducir el consumo de carne!

¡Ya soy vegetariano/vegano, o ya he reducido el consumo!

Muchos dijeron que nunca podríamos dejar nuestra adicción a los combustibles fósiles pero, cuando fuimos suficientes los que empezamos a cambiar nuestros hábitos y a pedir a nuestros gobiernos que tomaran medidas, hicimos avances. Unámonos de nuevo para detener esta crueldad y, juntos, salvar nuestro planeta.

Con cariño y esperanza para 2018,

Danny, Allison, Marigona, Nataliya, Lisa y todo el equipo de Avaaz

MÁS INFORMACIÓN:

Hazte vegetariano, deja el coche y ten menos hijos si quieres luchar contra el cambio climático (El País)
https://elpais.com/elpais/2017/07/11/ciencia/1499785338_169682.html

6 alimentos que no sabías que pueden sustituir a la carne (Vix)
https://www.vix.com/es/imj/gourmet/7678/6-alimentos-que-no-sabias-que-pueden-sustituir-a-la-carne

Empieza el camino del impuesto a la carne (El Espectador)
https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/empieza-el-camino-del-impuesto-la-carne-articulo-727834

No podemos seguir comiendo carne como hasta ahora (El País)
https://elpais.com/elpais/2017/11/15/planeta_futuro/1510746923_664876.html

¿Qué pasaría en el mundo si todos fuéramos vegetarianos? (BBC)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-38183563






Avaaz es una red global de campañas de 44 millones de personas
, que trabaja para conseguir que las opiniones y valores de la gente en todo el mundo modelen los procesos de toma de decisión. "Avaaz" significa "voz" o "canción" en muchos idiomas. Los miembros de Avaaz son de todas las naciones del mundo; nuestro equipo está ubicado en 18 países a lo largo de 6 continentes y opera en 17 idiomas. Para saber más sobre las últimas campañas de Avaaz, haz clic aquí, o síguenos en Facebook o Twitter.

Estás recibiendo este mensaje porque firmaste la campaña "Ayúdanos a acabar con la insoportable crueldad de la carne" en 2018-01-15 04:10:45 usando el correo electrónico redgfumalaga@gmail.com.

jueves, 11 de enero de 2018

Las competencias de las matronas en España a través de los tiempos (II).El parto es nuestro.



Las competencias de las matronas en España a través de los tiempos (II)

Escrito por Dolores Ruiz-Berdún

Bautismo y amadrinamiento

Una de las funciones tradicionales de las matronas fue la de administrar el bautismo de urgencia a los bebés en peligro de muerte. Tan importante se consideraba esta función que estuvo incluida dentro de los diferentes planes de estudio de la carrera de matrona hasta 1888, y aparece explicada minuciosamente en varias obras. Otra función de las matronas relacionada fue la realización de cesáreas post mortem a aquellas mujeres que fallecían en el transcurso del parto, con el fin de salvar la vida al bebé o al menos poder bautizarlo. Las matronas tenían, ocasionalmente, más actividades relacionadas con el bautismo. Si el parto transcurría con éxito, los padres le otorgaban a la matrona el privilegio de sacar al recién nacido de la casa y llevarlo a bautizar, actuando como madrinas del bebé. Una de las primeras matronas que estudió en el Colegio de Cirugí a de San Carlos, Ramona Pascuala Enríquez, fue la madrina en 1799 del hijo de Teresa Bastante y José Alcázar.

Cuando se inició en España la obligación de inscribir a los recién nacidos en el Registro Civil, no era extraño que la misma matrona que había atendido el parto fuese la encargada de realizar este trámite. Felipa Ortiz Martínez, matrona del pueblo de Paniza, en la provincia de Zaragoza, inscribió en 1890 a una niña llamada Antonia Iriarte Espinosa, que, años más tarde, sería a su vez matrona.

La función docente

Hasta finales del siglo XVIII, época en la que la enseñanza de las matronas españolas se instituyó en los Reales Colegios de Cirugía, éstas actuaban como docentes de sus mismas aprendizas. Esta transmisión de saberes empíricos se realizaba a menudo entre mujeres pertenecientes a la misma familia que, además de recibir formación, accedían así a sus primeras clientas y heredaban el negocio familiar. Aunque la intervención de médicos y cirujanos interrumpió en España el proceso de transmisión de saberes sobre el parto de mujer a mujer, existen numerosos documentos de archivo que muestran que la transmisión matrilineal entre mujeres de una misma familia siguió produciéndose a lo largo de la historia.

Los intentos por ser docentes dentro de su propia profesión fueron sistemáticamente rechazados, como le sucedió a María Iribarren en 1875 cuando propuso ser nombrada profesora de matronas, y ello a pesar de que no había ningún médico que desease ocupar dicho puesto. Salvo escasas excepciones propiciadas por las circunstancias políticas, las matronas no podían ser profesoras de las futuras alumnas e incluso estos intentos fueron calificados como intrusismo.

La matrona como auxiliar del médico

La desaparición de la praxis independiente de las matronas fue un proceso lento pero inexorable. La campaña de desprestigio contra la figura de la matrona se inició en fecha tan temprana como el siglo XIII. Este acoso no solo perduró, sino que se intensificó durante los siglos siguientes. En el Reglamento para la enseñanza de practicantes y matronas de 1861, aparece consolidada esa función auxiliar del facultativo en los partos distócicos: «Sin embargo, como meros auxiliares de los facultativos, podrán continuar asistiendo a las embarazadas, parturientes y paridas».

A finales del siglo XIX estaba aceptado que la matrona trabajase de manera autónoma en los pueblos, sustituyendo así a las «comadres rutinarias» que ejercían en ellos. Sin embargo, en las ciudades eran los médicos los encargados de la asistencia a los partos y las matronas pasaban a ser auxiliares de los médicos.

En los años treinta del siglo XX, se puede dar por finalizado este proceso. Las matronas de dicha época, si bien seguían intentando defender y hacer crecer sus atribuciones, tenían interiorizada esa subordinación, e incluso se disputaban con los practicantes «ser el único auxiliar del médico».

Conclusiones

Muchas de estas funciones que se han analizado fueron dejándose de ejercer gradualmente. Las causas hay que buscarlas por un lado en el interés creciente de los hombres médicos por encargarse de la salud sexual y reproductiva de las mujeres y, por otro, por el progresivo confinamiento de las matronas en instituciones cerradas. Poco a poco las matronas luchamos por recuperar un lugar en la historia y dentro de la salud reproductiva de la mujer que nunca debimos perder.

 

​EL PARTO ES NUESTRO​



lunes, 25 de diciembre de 2017

El Nacimiento, otra mirada.

Un año más llega la Navidad y, según la tradición, María y José, recién llegados a Belén, buscan cobijo para dar a luz a su hijo. Aquel parto de Jesús del que nunca se habla, sobre el que no existen apenas referencias, es sistemáticamente obviado para llegar a todo el imaginario que sin embargo rodea a Jesús en los llamados «Nacimientos», palabra con la que nos referimos a la composición del Niño Jesús junto a la Virgen María, san José, la mula y el buey. Estos Nacimientos suelen mostrar a una Virgen y a un san José postrados, en reverencia, ante su niño, el Niño Dios que ha nacido. Un bebé representado casi siempre solo, salvo en algunas excepciones: un Niño Jesús en los brazos de María; también, como en el ca so de las fotografías de belenes que hoy queremos compartir, en los brazos de un san José que lo da a conocer a los pastores y hasta durmiendo piel con piel junto a él mientras la Virgen los contempla compasiva. Son distintas miradas a un acontecimiento tantas veces representado.

No obstante, estos días, de la mano de la fotógrafa británica Natalie Lennard (en el marco de su serie de fotografías de partos Birth Undisturbed), hemos sido testigos de una novedosa visión: la Virgen María de parto, en pleno expulsivo, con mueca de dolor o fortaleza (a elección de la lectora), en el preciso instante en el que el Niño Jesús asoma al mundo. Un niño recibido por las manos de san José en un parto vertical, poderoso y… real. Un verdadero Nacimiento.

Es hermosa la fuerza de esta fotografía: la realidad del momento, del sitio sucio para nada bucólico. Qué admirable valentía para cambiar el imaginario tradicional a través de representaciones menos habituales pero que sin duda sucedieron.

Gracias, Natalie, por hacerlo. Nos encantan los partos cuando son respetados, cuando suceden sin mayor complicación, cuando son un mero trámite para unir por fin a ese bebé con los brazos, pechos y mirada de su madre. Nos alegramos infinitamente cuando una mujer querida nos avisa de que ha dado a luz a su criatura.

Hoy es Navidad y nos ha llegado un mensaje de Whatsapp: «la Virgen María ha tenido por fin a su bebé, Jesús, en un establo de Belén. Todo ha ido bien en el parto, san José estaba echando una mano en lo que hiciera falta. No sabemos lo que pesa ni lo que mide, ni falta que hace. Los dos están bien; ahora la madre descansa con su niño.»

Enhorabuena, María. Bienvenido, Jesús. Feliz Navidad.


martes, 19 de diciembre de 2017

Clases de Yoga con interés social, en Tenerife-Canarias-España

​ÁMATE ​

 "por una cultura de vanguardia, de salud y de consciencia
para la fraternidad humana
;
por una nueva humanidad en marcha".
Coplanet. net
 "lo que une es verdad" Red cultural para la fraternidad humana. es